Espero que este blogger sea de edificación para su vida, como lo ha sido para mi y mi familia. Hemos puesto, cortas reflexiones, videos cristianos, testimonios, historias bíblicas para niños, biblias electrónicas para bajar a tu pc gratis, una biblia electrónica para leer al momento la palabra de Dios, Muñequitos con historias de la biblia y mucho más. Deja tu comentario y nombre despues de cada reflexion, Dios te bendiga, y que la paz del Señor este contigo en todo momento. Amen



martes, 15 de diciembre de 2009

Tema: ¿Quién predica la verdad?

Gálatas 1:6-9

I. Introducción

Estamos viviendo tiempos de gran apostasía en la iglesia del Señor. Escuchamos infinidad de personas que se llaman evangélicos predicando infinidad de cosas. Todos los creyentes estamos expuestos a una infinidad de mensajes “divinos” que escuchamos a través de la radio, televisión, Internet, etc. Escuchamos del éxito de esa persona y/o ministerio y posiblemente pensamos que es un ministerio de Dios; ahora, la pregunta que tenemos que hacernos es ¿cómo yo se que lo que esa persona está predicando es realmente la verdad? Muchísimos creyentes están siendo seducidos al error por no tener las herramientas necesarias para identificar si lo que una persona está enseñando y/o predicando es verdad o es falsedad. En esta mañana es mi intención que usted pueda tener en sus manos los elementos que hacen que una predicación y/o enseñanza relacionada a Dios sea verdadera y que cuando usted no vea esos elementos en una predica y/o enseñanza usted pueda descartarla inmediatamente porque lo que están enseñando es falsedad. Recuerde que no ha verdad a medias, es decir, que si una enseñanza tiene un solo elemento que no es verdad automáticamente esa enseñanza se convierte en falsedad.

Hemos leído en esta mañana una porción del evangelio a los Gálatas. En esta epístola el apóstol Pablo escribe a los creyentes de las distintas iglesias de Galacia. Estos hermanos habían sido enseñados en el evangelio puro y simple que Pablo les había enseñado; sin embargo se estaban apartando de dicha enseñanza. Pablo comienza con una exhortación de sorpresa ante el hecho de que gran parte de estos hermanos se hubiese apartado del verdadero evangelio para seguir uno diferente.

Obviamente Pablo aclara que no es que haya otro evangelio sino que hay muchos que tratan de pervertir el evangelio de Jesucristo. En el caso de los Gálatas eran los judaizantes; estos eran personas que enseñaban que la salvación en Cristo tenía que ir acompañada de guardar las costumbres judías. En otras palabras era Cristo + Obras para ser salvos. Quizá le venga a la memoria algunos grupos que enseñan eso. Los judaizantes habían logrado pervertir el evangelio a tal punto que los gálatas estaban enseñando que antes de ser cristiano se tenía que hacer un prosélito judío, someterse a toda la ley mosaica para entonces poder ser cristianos.

En teología a esto se le conoce como seudo-evangelio. Es decir, bien puede ser que se le trate de añadir o se le quite a las enseñanzas puras y simples del evangelio de Jesucristo. En nuestro tiempo tenemos a muchas iglesias y predicadores que también están predicando un seudo-evangelio; un evangelio que no es el de nuestro señor Jesucristo. Si bien hay grupos, que como los judaizantes, le añaden cosas a la salvación por la fe en Jesucristo, en nuestra época, además de estos grupos, están de moda los que le quitan al mensaje de Jesucristo.

El evangelio que Jesús proclamó fue un llamado al discipulado, un llamado a seguirle en obediencia sumisa, no una invitación a tomar una decisión o a hacer una oración. El mensaje verdadero del evangelio de Jesús libertaba a la gente de la esclavitud del pecado y al mismo tiempo confrontaba y condenaba la hipocresía. Era una oferta de vida eterna y perdón para los pecadores arrepentidos pero al mismo tiempo una reprimenda a las personas aparentemente religiosas.

El evangelio que estamos escuchando hoy en día carece de ese sentido de arrepentimiento y discipulado. Es un evangelio en el cual lo único que la gente necesita es hacer una oración, o pasar al frente de una iglesia para ser salvo. En dichas iglesias no se mencionan las palabras arrepentimiento y/o pecado pues son palabras que incomodan a la gente; tampoco se menciona la cruz, la renuncia y la entrega total al señorío de Cristo. En otras palabras es el evangelio de la creencia fácil; es decir, no importa quien eres, como vives, qué haces o qué quieres en la vida, no tienes que dejar nada de eso, solo recibe las bendiciones que Dios tiene para ti y para tus planes. Qué tristeza pues no saben que ese evangelio lo único que les garantiza es un camino seguro al infierno. Bien lo dijo Jesucristo en Mateo 7:21-23.


II. Señales indispensables del verdadero evangelio

Espero en la mañana de hoy que su vida sea edificada y más que nunca usted se afirme en que estamos en el verdadero evangelio.

Veamos las señales…


A. Fe unida al arrepentimiento
a. La Biblia nos enseña que el evangelio llama a una fe que está unida al arrepentimiento.
i. Hechos 2:38, 17:30, 20:21
b. El arrepentimiento consiste en apartarse del pecado, es decir implica un cambio de corazón pero también un cambio de conducta.
i. Hechos 3:19, Lucas 3:8, Hechos 26:18-20
B. La salvación es una obra de Dios
a. La Biblia enseña que la salvación es una obra de Dios. Los que creen en Cristo son salvos independientemente de sus esfuerzos. De hecho inclusive la fe para ser salvos es un regalo de Dios y aquellos que son salvos lo serán para siempre.
i. Tito 3:5, Efesios 2:1-5, 8-9, Filipenses 1:6

C. Cristo el objeto de nuestra fe
a. Las Escrituras enseñan que el objeto de nuestra fe es Cristo únicamente. La fe implica un compromiso personal con Cristo.
i. Juan 3:16, 2Cor. 5:15, Juan 10:27-28
D. Una vida transformada
a. La escritura enseña que la fe verdadera inevitablemente produce una vida transformada. La salvación incluye una transformación del interior de la persona. La naturaleza del cristiano es nueva y diferente. Ya esa persona no vivirá más en el pecado.
i. 2Cor. 5:17, Rom. 6:6, 1Juan 3:9-10
E. El Señorío de Cristo
a. La Biblia enseña que Jesús es el señor de todo y que la fe demanda una rendición incondicional. La rendición al señorío de Cristo no es algo aparte de la salvación sino que es parte del mensaje de salvación. En otras palabras no puede haber salvación sin rendición y no puede haber rendición sino hay salvación.
i. Romanos 6:17-18, 10:9-10
F. Amor seguro hacia Cristo
a. La Biblia enseña que aquellos que creen verdaderamente amarán a Cristo y anhelarán obedecerle.
i. 1Pedro 1:8-9, 1Cor. 16:22, Juan 14:15,23
G. Seguridad de salvación
a. La Biblia enseña que los creyentes genuinos pueden tropezar y caer, pero permanecerán en la fe. Aquellos que se apartan completamente del Señor nunca fueron salvos.
i. 1Corintios 1:8, 1Juan 2:19
III. Conclusión

El predicar el evangelio a los inconversos tiene consecuencias eternas. Si el evangelio predicado es el verdadero puede llevarles a la vida eterna; pero si el mensaje presentado está corrompido puede dar lugar a que personas piensen y tengan la esperanza de que son salvas y sin embargo lo que tienen seguro es la condenación eterna.

Es importante que usted entienda en la mañana de hoy que nuestro llamado es a predicar el evangelio verdadero. Un evangelio que enseña el arrepentimiento, la renuncia, la entrega, el cambio de conducta, la obediencia y el compromiso personal con Cristo Jesús.

Estoy claro que las iglesias que predican el seudo-evangelio crecen más rápido pero sin embargo lo que predican es un mensaje que se origina en el mismo infierno pues echan a un lado lo que Cristo nos enseñó. Yo prefiero predicar el verdadero evangelio pues aquellos que lo escuchan y reciben en sus corazones están claros a qué tipo de vida están siendo llamados por el señor y las consecuencias que ese tipo de vida producirá en ellos. Al fin y a la postre crecemos más lentamente pero con personas que servirán a Cristo de todo corazón.

Predicado por el Pastor, Carlos R. Rodríguez

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...