Espero que este blogger sea de edificación para su vida, como lo ha sido para mi y mi familia. Hemos puesto, cortas reflexiones, videos cristianos, testimonios, historias bíblicas para niños, biblias electrónicas para bajar a tu pc gratis, una biblia electrónica para leer al momento la palabra de Dios, Muñequitos con historias de la biblia y mucho más. Deja tu comentario y nombre despues de cada reflexion, Dios te bendiga, y que la paz del Señor este contigo en todo momento. Amen



domingo, 23 de abril de 2017

Vine corriendo porque te necesito


Vine corriendo porque te necesito


Estar contigo Cristo

por Enrique Monterroza

“En el día de mi angustia te llamaré, Porque tú me respondes”
Salmos 86:7
Hace algunos años, mientras me encontraba en un situación difícil, llegue a mi casa, me encerré en mi cuarto, encendí los aparatos de sonido y el CD que tenia puesto era de Daniel Calveti y al darle Play comenzó a entonar la Alabanza que se llama: “Estar contigo Cristo”, sinceramente sentí algo inexplicable.
Antes de proseguir quiero que la escuches para que puedas comprenderme, da Play en el siguiente reproductor:

¿Te lo dije no?, Es que lo hermoso de la vida cristiana es que Dios te sorprende cada día, quizá tu abriste hoy tu correo esperando que Dios tuviera una Palabra para ti, quizá vienes muy cargado, las situaciones que te apretan están llegando a su limite, quizá pensaste en renunciar a este Camino, por tu mente paso la idea de colgar las botas del evangelio, pues ya no podias mas, ya no podias mas.
Mas en esta hora ¿Por qué no vienes corriendo delante del Señor y te depositas tu carga en El?, ¿Porque no cierras tus ojos y te quedas tranquilo y esperas por su presencia?
Se lo que Daniel Calveti estaba pasando cuando escribió esta hermosa alabanza, todos en algún momento de nuestra vida lo sabremos, quizá hoy fue el día que comprendiste esta alabanza.
Ese día yo estaba destrozado, me sentía muy mal, necesita algo que me reanimara, era un joven soltero que toda su vida había cambiado de la noche a la mañana y el panorama se veía oscuro, pero al comenzar a escuchar esta alabanza, cerrando mis ojos, pude experimentar como de mis ojos comenzaron a salir lagrimas, esas lagrimas que denotaban lo necesitado que estaba de su presencia, el cuarto se lleno de una hermosa presencia de Dios que me abrazo, llore como niño en su presencia, pues a veces el llorar hace que te reanimes, porque mientras lloraba y sentía como Dios me abrazaba y me demostraba lo mucho que me amaba y lo mucho que creía en mi, me sentí reconfortado.
Quizá hoy no estuviera escribiendote si Dios no me hubiera ministrado de esa forma ese día, es que realmente Dios tiene estilos únicos de actuar, Dios puede ministrarte de la manera que menos piensas. Esa noche para mi será inolvidable, cada vez que escucho esta alabanza me remonto a ese momento y siento como Dios me abraza nuevamente.
Es que sin duda necesitamos venir corriendo delante de la presencia de Dios, porque lo necesitamos, si amado hermano, lo necesitas, no sigas mas creyendo que no le importas a nadie, no sigas creyendo la mentira que tu vida ira al fracaso, al contrario, es hora de cerrar los ojos y creer sin dudar que Dios esta contigo y El tiene el control de TODO.

Es que sin duda es algo inexplicable lo que pasa entre tú y el Señor, tu mente oye su voz y comprendes su voluntad.

¿Porque no dejas a un lado todo lo que te esta cargando?, por un momento disfruta de lo que Dios quiere decirte en esta hora, no tengo que escribir muchas palabras para asegurarte que Dios ha de ministrarte.
Te dejo nuevamente esta hermosa alabanza para que la disfrutes en el lugar donde estas, solo déjate ministrar por el Señor, no endurezcas tu corazón, el quitara de tu vida toda carga, y después de esto serás otra persona, te lo aseguro, mi experiencia lo recomienda.

Recuerda:

“En el día de mi angustia te llamaré, Porque tú me respondes”

Salmos 86:7

JESUS ENTREGO LA VIDA POR LA TUYA. PAGO CON SU SANGRE POR TI. NO TIENES PRECIO. NO SE PUEDE MEDIR. ERES INVALUABLE PARA DIOS. NADA QUE HALLAS HECHO, QUE DEBAS, QUE SUFRAS, QUE TENGAS O QUE NECESITES ES MAYOR AL PRECIO QUE PAGO JESUCRISTO. BUSCALE HOY. TU DEUDA ESTA SALDADA. NO TIENES QUE IMPRESIONARLE O SER MEJOR PARA VENIR A EL. TAL Y COMO ERES ASI TE AMA. JESUS MURIO POR TI AUN SABIENDO QUE FALLARIAS. LEVANTA TU MIRADA, CONOCE TU VALOR, Y ENTREGA TU PASADO, PRESENTE, Y FUTURO A TU SEÑOR Y SALVADOR; JESUCRISTO.

 DIOS TE BENDIGA,GRACIAS POR SUS COMENTARIOS

jueves, 20 de abril de 2017

En él esperaré

En él esperaré

por Enrique Monterroza

Hay momentos en nuestra vida en donde las malas noticias pareciera que terminan, esa clase de episodios en donde amaneces y te duermes escuchando malas noticias, en donde al escuchar otra más sientes desfallecer tus fuerzas, en donde un desanimo entra a tu vida y hasta tu cuerpo se siente pesado, esa clase de noticias que te hacen preguntar: ¿Qué está pasando?, es decir, ¿Por qué te está pasando todo esto de una sola vez?
Yo he pasado por momentos como esos, en donde las malas noticias se convierten en moda, en donde no salgo de una cuando entro a otra, en donde siento desfallecer mi ánimo y hasta las fuerzas físicas menguan. Noticias que me hacen preguntarme una y otra vez, el por qué de todo lo que me está sucediendo.
No voy a negar que cuando esos momentos de prueba llegan en mi mente me he hecho muchas preguntas y también le he hecho preguntas a Dios para tratar de comprender el fin de todo ello y la verdad es que no entiendo, no encuentro respuesta, no comprendo el por qué ni tampoco le veo la utilidad de ello, pero con el tiempo me doy cuenta que eso que en su momento no hubiera querido experimentar me llevo a tener más comunión con Dios, me hizo más sensible a Él o me llevo a la reflexión sobre mi comunión con Dios.
He aprendido que solo a través de esas experiencias yo puedo conocer mejor a Dios, que pareciera que es necesario que esas cosas pasen para comprender lo cerca que me quiere tener Dios de Él, no voy a negar que muchas de esas situaciones que me toca atravesar no son de mi agrado, que de hecho quisiera no experimentarlas, pero después cuando ya estoy en medio del huracán o cuando ya la tormenta está por pasar me doy cuenta lo refrescante que fue ese momento de reflexión y comunión con Dios motivado por el momento difícil que me toco pasar.
Quizá tu al igual que yo hoy estés pasando por una tormenta de malas noticias que no quisieras experimentar, quizá al igual que yo te has sentido debilitado en algún momento y hasta has llegado a hacerte preguntas que aunque no las hayas pronunciado han rondado tu mente sobre qué es lo que Dios quiere a través de todo lo que estas pasando.
Yo entiendo la impotencia que se siente frente a esas malas noticias, sé lo que se siente física y espiritualmente, pero al mismo tiempo quiero motivarte a no dejarte vencer, a que no dejes que lo malo que te pasa arruine tu comunión con Dios o tu perspectiva de Dios, al contrario, que aun en medio de las malas noticias puedas glorificar a Dios, aun en medio de las malas noticias puedas decirle al Señor: “Dios, en ti confío”.
No sé que más vendrá, pero lo que sí puedo asegurar es que nada de lo que venga me hará dejar de creer ni un céntimo en Dios como siempre lo creí, nada de lo que venga hará que deje de amarlo como lo he amado siempre, nada de lo que pase me hará dejar de verlo de la misma forma de cómo lo he visto desde el día que me acepto en su redil, hoy puedo entender y decir lo que en su momento Job dijo: “He aquí, aunque él me matare, en él esperaré;” (Job 13:15Reina-Valera 1960).
Los sentimientos pueden estar desbordados, las fuerzas pueda que de a poco se acaben, los pensamientos pueden fluir de diferentes formas, pero hay algo que nadie podrá arrebatarme, algo que nada ni nadie podrá robarme y eso es mi ESPERANZA EN DIOS, por lo tanto puedo decir con total convicción que:

¡En Él esperaré!

“Aunque la higuera no florezca,
Ni en las vides haya frutos,
Aunque falte el producto del olivo,
Y los labrados no den mantenimiento,
Y las ovejas sean quitadas de la majada,
Y no haya vacas en los corrales;
Con todo, yo me alegraré en Jehová,
Y me gozaré en el Dios de mi salvación.
Jehová el Señor es mi fortaleza,
El cual hace mis pies como de ciervas,
Y en mis alturas me hace andar.”
Habacuc 3:17-19 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
JESUS ENTREGO LA VIDA POR LA TUYA. PAGO CON SU SANGRE POR TI. NO TIENES PRECIO. NO SE PUEDE MEDIR. ERES INVALUABLE PARA DIOS. NADA QUE HALLAS HECHO, QUE DEBAS, QUE SUFRAS, QUE TENGAS O QUE NECESITES ES MAYOR AL PRECIO QUE PAGO JESUCRISTO. BUSCALE HOY. TU DEUDA ESTA SALDADA. NO TIENES QUE IMPRESIONARLE O SER MEJOR PARA VENIR A EL. TAL Y COMO ERES ASI TE AMA. JESUS MURIO POR TI AUN SABIENDO QUE FALLARIAS. LEVANTA TU MIRADA, CONOCE TU VALOR, Y ENTREGA TU PASADO, PRESENTE, Y FUTURO A TU SEÑOR Y SALVADOR; JESUCRISTO.

DIOS TE BENDIGA,GRACIAS POR SUS COMENTARIOS

martes, 18 de abril de 2017

La Mejor Oración

La Mejor Oración

por Enrique Monterroza

¿A quién no le cuesta orar?, ¿A quién no le ha pasado que después de unos minutos de estar orando, ya no tiene más que decir?, conozco personas que no les gusta orar por qué dicen que no hayan que decir o porque simplemente piensan que no pueden orar.
La oración es parte importante del cristiano, y yo sé que cuando se habla de estos temas pocos les gusta leer y no me extrañaría que muchos al leer el titulo o comenzar a leer estas líneas, no sigan leyendo más. Y es que pareciera que muchos de nosotros no somos compatibles con la palabra: “oración”, como que si fuera sinónimo de “aburrición”, pensamos que orar es aburrido o es nada más para los mas “espirituales”, cuando la realidad es otra.
A veces nos inculcan malos conceptos de lo que es la oración o aprendemos de forma equivocada como tenemos que proceder para tener una vida de oración.
Cuando yo tenía entre dieciséis y diecisiete años recuerdo que me había hecho un “fan” de la “oración”, leía cuanto libro existiera acerca de la oración, escuchaba predicas, pero sobre todo era muy disciplinado. Me enseñaron que entre más oraba, Dios más me iba a respaldar y eso había hecho un eco en mi vida grandísimo a tal punto que llegaba a orar horas en mi habitación.
Había escrito una lista gigantesca de peticiones por las que todos los días oraba en mi cuarto. Me encerraba a las nueve de la noche y terminaba casi a media noche de orar, yo creía que entre más oraba, mas “unción” tendría o entre mas oraba “más respaldo obtendría”. Y no voy a negar que veía resultados increíbles en mi vida a través de la oración.
Pero reflexionando en eso, recuerdo que a pesar que pasaba horas orando, no lo hacía con un entendimiento real  de lo que hacía. Cada cinco o diez minutos veía el reloj, para ver cuando tiempo llevaba “orando”; cuando pasaba la hora, yo me sentía todo un “ungido”, y pasaba más pendiente de ver cuanto tiempo podía orar, que en disfrutar esos momentos con el Señor.
Yo oraba por un motivo en parte equivocado, mi único objetivo era que Dios me respaldara mas, pero más allá de algo personal que yo anhelara, tenía que orar no porque esperaba que Dios concediera todas mis peticiones, sino que también, porque tenía que pasar tiempo con Dios para conocerlo mejor y para crecer adecuadamente en Él.
No hay otro concepto más acertado de oración que: HABLAR CON DIOS.
De eso se trata la oración, de HABLAR CON DIOS. Pero la mayoría de nosotros lo menos que hacemos cuando oramos es hablar con Dios, nos dedicamos a pedir, nos dedicamos a interceder, nos dedicamos a reclamar o a llorar para que tal vez Dios se apiade de nosotros y nos conceda nuestras peticiones.
No está mal orar y pedir, pero la oración no se trata solo de pedir o reclamar, también se trata de hablar con Dios como que fuera tu mejor amigo.
Muchos no quieren orar porque piensan solamente en pedir o reclamar, pero más allá de eso, la oración que personalmente considero que más se disfruta es aquella en la que no existe una petición y que solamente se lleva a cabo por el simple gusto de encontrarse con Dios.
Hablo de esos momentos en donde no tienes que pedir, reclamar o llorar por algo, sino que simplemente vas delante de Dios, allí en ese lugar a solas y hablas con Él como que fuera tu mejor amigo. Esos momentos íntimos hacen que la oración sea lo que realmente tiene que ser: HABLAR CON DIOS.
No voy a dar una catedral de oración, porque no me considero un hombre de pura oración, pero si puedo asegurarte que durante todo el día, tengo platicas con Dios, mi mente enfocada en Él, cada pensamiento que en mi mente surge tiene que ver con Él, le pregunto cosas, le agradezco por otras muchas y a veces me he encontrado teniendo charlas únicas con Dios de esas que me hacen llorar de alegría, llorar de gozo, llorar de ver su misericordia sobre mi vida.
Quizá en algunos casos tendremos que apartar tiempo para interceder por nuestras peticiones o por peticiones de personas que estimamos o personas que nos piden que oremos por ellas. Quizá en ocasiones nos veremos en luchas espirituales, orando para que Dios obre milagros o de soluciones a situaciones complicadas. Pero más allá de esas oraciones, mi preferida es la que no tiene nada que ver con pedir, sino que solo tiene que ver con encontrarse con aquel que lo es TODO y que nos da TODO.
Quizá el Salmista había descubierto que la mejor oración es aquella que solo tiene que ver con encontrarse con Dios y por eso escribió lo siguiente: “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón” Salmos 37:4 (Reina-Valera 1960). El Salmista no dice: intercede, pide o reclama y Dios concederá las peticiones de tu corazón, él se limita a decir nada mas: “Deléitate”.
Deleitémonos en Dios, no necesitas usar muchas palabras para hablar con Dios, ni usar palabras de las cuales ni sabes el significado, habla con Él con el lenguaje más sencillo que tengas, estoy seguro que Él te ha de entender a la perfección, porque Él te creo, porque Él sabe muy bien lo que hay en tu corazón y lo que quieres expresar, simplemente habla con Él como lo harías con tu mejor amigo.
Sincérate con Dios, ábrele tu corazón, exprésale lo que realmente sientes y no lo que tratas de reflejar, porque si hay alguien con quien debes de ser realmente como eres, es con Él.
La mejor oración no es la que dura más tiempo, tampoco es la que usa mejores palabras o frases, ni la que se hace en un lugar físico específico, sino la que lleva la única intención de encontrarse con Él.
Si a ti te cuesta orar, déjame decirte que no eres la única persona a la que le cuesta, habemos millones también que tenemos ese problema, pero si algo puede ayudarnos a tener una vida de constante oración pero sobre todo de tener muy buenas oraciones, es encontrarnos con Dios en todo lugar.
Si vas camino a tu trabajo o estudio, ve hablando con Dios; si estás en tu trabajo, pues habla con Dios; si estás en tu casa, pues habla con Dios, no importa el lugar donde estés o hacia donde vayas: HABLA CON DIOS.
Que en tu mente siempre Él sea lo primordial, que cada cosa que hagas tenga que ver con Él, que cada decisión por insignificante que creas que sea, siempre toma en cuenta a Dios, que Él sea el invitado de honor cada día en tu vida, no salgas sin Él.
Orar va mas allá de un tiempo o un lugar, tiene que ver con una disposición de TODO tiempo y hablar con Dios es algo que puedes hacer en cualquier momento y en todo lugar.
Ahora bien, ¿Cuánto más vas a esperar para comenzar a tener una vida de oración con Dios?, no pongas excusas porque no las hay que valgan, si quieres hablar y mantener una comunión diaria con Dios lo puedes hacer en cualquier momento y en cualquier lugar, solo basta que haya una disposición en tu vida de hacerlo.

¡La mejor oración es la que sale de lo profundo del corazón!

“Suba mi oración delante de ti como el incienso, El don de mis manos como la ofrenda de la tarde”

Salmos 141:2 (Reina-Valera 1960)

JESUS ENTREGO LA VIDA POR LA TUYA. PAGO CON SU SANGRE POR TI. NO TIENES PRECIO. NO SE PUEDE MEDIR. ERES INVALUABLE PARA DIOS. NADA QUE HALLAS HECHO, QUE DEBAS, QUE SUFRAS, QUE TENGAS O QUE NECESITES ES MAYOR AL PRECIO QUE PAGO JESUCRISTO. BUSCALE HOY. TU DEUDA ESTA SALDADA. NO TIENES QUE IMPRESIONARLE O SER MEJOR PARA VENIR A EL. TAL Y COMO ERES ASI TE AMA. JESUS MURIO POR TI AUN SABIENDO QUE FALLARIAS. LEVANTA TU MIRADA, CONOCE TU VALOR, Y ENTREGA TU PASADO, PRESENTE, Y FUTURO A TU SEÑOR Y SALVADOR; JESUCRISTO.

DIOS TE BENDIGA,GRACIAS POR SUS COMENTARIOS

domingo, 16 de abril de 2017

Amor Perfecto

Amor Perfecto

por Enrique Monterroza

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”

Juan 3:16 (Reina-Valera 1960)

Es difícil tratar de describir a totalidad el amor de Dios, puesto que es tan enorme y sobrepasa completamente todo nuestro entendimiento.

Al leer este versículo que nos demuestra el gran amor que Dios nos tiene, no puedo dejar de pensar en mi hijo Uziel, lo amo tanto, solo con verlo sonreír mi corazón se alegra, me quedo fijo mirándolo mientras me siento un padre bendecido al tener un hijo como él. Es allí donde me pongo a pensar sobre el amor que Dios tuvo, al enviar a su único hijo a morir por nosotros.

Humanamente hablando, yo quizá no daría a mi hijo para que muriera por otros, me es difícil pensar en enviarlo a la muerte, lo amo tanto que lo menos que querría fuera que sufriera.

Al contrario de nosotros Dios en su divinidad es AMOR, pero cuando hablamos del amor de Dios estamos hablando del amor AGAPE un amor PERFECTO, sin condiciones y que es TOTAL.

Por un momento pensemos en el amor que Dios nos tuvo, es tan grande su amor, que tomo una decisión única, una decisión difícil desde el punto de vista humano, pero que su amor perfecto y total por nosotros lo llevo a tomar: Enviar a su único Hijo a morir por nosotros.

Pero Dios tenía un propósito al enviar a su Hijo, ese propósito era: “…que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

La pregunta entonces frente a la muestras de amor de Dios por nosotros es: ¿Estaremos creyendo en Jesús?, ¿Estaremos llevando una vida que demuestre ese agradecimiento a Dios?, ¿Estaremos honrando esa muestra de amor a través de una vida que lo agrade a Él?

Amados hermanos, Dios nos otorgo un perdón y nos ha regalado una vida eterna, frente a esto:

 ¿Cómo estamos reaccionando nosotros?, ¿Nuestra vida será la que realmente Dios quiere que sea?

Hoy quiero invitarte a valorar esa muestra de AMOR PERFECTO de Dios hacia nosotros a través de vivir una vida que trate de agradarlo, quizá fallaremos en el intento, pero no dejes de intentarlo, no dejes de tratar de honrar ese sacrificio de amor que un día Cristo realizo por cada uno de nosotros.

Que nuestra vida sea una muestra de agradecimiento viva delante de Dios y los hombres, que con nuestro testimonio podamos honrar ese sacrificio y que las personas vean en nosotros la Imagen de Cristo reflejada.

Su amor hacia tu vida y hacia la mía fue PERFECTO, por lo cual tratemos cada día de amarlo y honrarlo hasta el día en que nos encontremos con El por toda la eternidad.

¡Gracias Dios por tu Amor Perfecto!

JESUS ENTREGO LA VIDA POR LA TUYA. PAGO CON SU SANGRE POR TI. NO TIENES PRECIO. NO SE PUEDE MEDIR. ERES INVALUABLE PARA DIOS. NADA QUE HALLAS HECHO, QUE DEBAS, QUE SUFRAS, QUE TENGAS O QUE NECESITES ES MAYOR AL PRECIO QUE PAGO JESUCRISTO. BUSCALE HOY. TU DEUDA ESTA SALDADA. NO TIENES QUE IMPRESIONARLE O SER MEJOR PARA VENIR A EL. TAL Y COMO ERES ASI TE AMA. JESUS MURIO POR TI AUN SABIENDO QUE FALLARIAS. LEVANTA TU MIRADA, CONOCE TU VALOR, Y ENTREGA TU PASADO, PRESENTE, Y FUTURO A TU SEÑOR Y SALVADOR; JESUCRISTO. 

 DIOS TE BENDIGA,GRACIAS POR SUS COMENTARIOS

lunes, 3 de abril de 2017

Acto de amor

Acto de amor

por Enrique Monterroza

Jesús estaba allí, en una cruz, crucificado, siendo la burla de todos, aquel hombre al cual miles habían seguido viendo los milagros y sanidades que realizaba, ahora estaban al pie de una cruz, viéndolo morir, algunos decepcionados, esperando que mostrara el poder que había mostrado durante los años de su ministerio, esperando que bajara de esa cruz y les demostrara a todos su magnífico poder y que era el Hijo de Dios. Sin embargo su misión no era hacer alarde de su divino poder, su misión era servir como sacrificio perfecto para perdón de pecados de toda la humanidad.
Un hombre sin mancha, cuyo único pecado para sus detractores fue ser bueno, fue entregado por uno de los suyos, negado por uno de sus amigos, juzgado de manera injusta, condenado simplemente por ser bueno, azotado, avergonzado delante de las multitudes que lo seguían, escupido, castigado, humillado hasta lo sumo, sin embargo nunca se defendió, entendía que su misión en la tierra era ser ese sacrificio perfecto, esa oveja sin mancha que derramaría sangre para el perdón de los pecados.
Ahora vemos a Jesús en sus últimos momentos, en esa cruz, soportando lo que nunca se mereció, pero sosteniéndose en esa cruz solo por amor a nosotros. Nunca le pedimos que hiciera eso, pero Él considero que tenía que hacerlo sin que se lo pidiéramos, porque quería lo mejor para nosotros. Cómo aquel padre que se sacrifica por el bien de sus hijos.
La Biblia dice: “Al mediodía, la tierra se llenó de oscuridad hasta las tres de la tarde.  Luego, a las tres de la tarde, Jesús clamó con voz fuerte: «Eloi, Eloi, ¿lema sabactani?», que significa «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Algunos que pasaban por allí entendieron mal y pensaron que estaba llamando al profeta Elías. Uno de ellos corrió y empapó una esponja en vino agrio, la puso sobre una caña de junco y la levantó para que él pudiera beber. «¡Esperen! —dijo—. ¡A ver si Elías viene a bajarlo!». Entonces Jesús soltó otro fuerte grito y dio su último suspiro. Y la cortina del santuario del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. El oficial romano que estaba frente a él, al ver cómo había muerto, exclamó: «¡Este hombre era verdaderamente el Hijo de Dios!».” Marcos 15:33-39 Nueva Traducción Viviente (NTV)
Su último grito junto a su suspiro y su consiguiente muerte derribo la muralla que nos separaba de Dios, el velo del templo se rasgo en dos abriendo el camino hacia el lugar santísimo, aquel lugar que era exclusivamente para uno, para el sumo sacerdote, ahora la muerte de Jesús nos abría el paso a aquellos que nunca imaginamos estar tan cerca de Dios, aquellos que habíamos sido marginados por nuestras imperfecciones y pecados, ahora teníamos una entrada libre a la presencia de Dios a través de Cristo Jesús Señor nuestro.
¡Cuánto amor!, amor que soporto lo más vil del ser humano, amor que lo hizo sostener pese a la vergüenza de morir en una cruz. ¡Sí!, el Hijo de Dios murió de la forma más baja que se podía morir en aquellos tiempos, pero todo fue por amor, el amor que sentía por ti y por mi lo hizo soportar cualquier castigo, y todo para que un día nosotros le permitiéramos entrar a nuestra vida y ser el Señor y Salvador nuestro.
¿Cuál es tu respuesta a tal acto de amor?, ¿Cómo has respondido a tan grande demostración de amor como nunca más hubo?, un hombre sin pecado, muriendo por nosotros los pecadores.
La mejor respuesta que podemos dar a tan grande demostración de amor es invitando a Jesús a habitar en nuestra vida, permitiéndole a Jesús ser el Señor y Salvador nuestro y todo ello se comienza con una confesión de fe, si tu a un no la has hecho quiero invitarte a que repetías allí donde estás la siguiente oración, pero si la repetirás te invito a que lo hagas de una manera honestas, sincera, pero sobre todo consciente de lo que estás haciendo.
Ora de la siguiente manera:
“Señor que estás en los cielos, reconozco que he pecado, reconozco que te he fallado y confieso que soy pecador, que he vivido lejos de ti, que he vivido a mi manera, sin embargo hoy comprendo el acto de amor que hiciste al enviar a tu hijo a morir en mi lugar. Hoy quiero pedirte perdón por mis pecados, perdóname Señor, límpiame, renuévame, cámbiame. Reconozco que moriste por mí en la cruz del calvario y que resucitaste al tercer día. Abro mi corazón para que Jesús entre habitar en Él y haga de mi la persona que Él desee, Jesús hoy te reconozco como mi Señor y único suficiente Salvador. Gracias a Jesús por morir en mi lugar, Gracias Padre por tener misericordia de mi, a partir de este día quiero vivir cada segundo de mi existencia con el único propósito de agradarte, ayúdame a poder cumplir este deseo, dame la fuerza que necesitare, pero sobre todo en los momentos de debilidad hazme recordar que no estoy solo y que tu siempre estarás conmigo, en el Nombre de Jesús te lo pido, Amén.”
Hoy quiero invitarte a vivir cada día con el recuerdo de lo que Jesús hizo por ti, no solo en una fecha en especial, sino cada día de tu existencia, de esa manera obtendrás fuerzas para luchar contra cualquier situación que se te presente, pues recordar el amor que Jesús tuvo hacia nosotros es la mejor y mayor inyección de fortaleza y fe que el ser humano puede tener, ya que recordar lo que Él hizo por mi me hace esforzarme por hacer que su sacrificio valga la pena en mi vida.

¡Jesús murió por mí, ahora yo viviré para Él!

“Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo. Pues es por creer en tu corazón que eres declarado justo a los ojos de Dios y es por confesarlo con tu boca que eres salvo”.

Romanos 10:9-10 (Nueva Traducción Viviente)




JESUS ENTREGO LA VIDA POR LA TUYA. PAGO CON SU SANGRE POR TI. NO TIENES PRECIO. NO SE PUEDE MEDIR. ERES INVALUABLE PARA DIOS. NADA QUE HALLAS HECHO, QUE DEBAS, QUE SUFRAS, QUE TENGAS O QUE NECESITES ES MAYOR AL PRECIO QUE PAGO JESUCRISTO. BUSCALE HOY. TU DEUDA ESTA SALDADA. NO TIENES QUE IMPRESIONARLE O SER MEJOR PARA VENIR A EL. TAL Y COMO ERES ASI TE AMA. JESUS MURIO POR TI AUN SABIENDO QUE FALLARIAS. LEVANTA TU MIRADA, CONOCE TU VALOR, Y ENTREGA TU PASADO, PRESENTE, Y FUTURO A TU SEÑOR Y SALVADOR; JESUCRISTO. 

DIOS TE BENDIGA,GRACIAS POR SUS COMENTARIOS

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...